imagen whatsapp contacto

Renault Dauphine: los sesenta fueron suyos

El Renault Dauphine fue el protagonista de la automoción de los años sesenta. Fue presentado en el año 1956 en el Salón del Automóvil de Ginebra y se fabricó durante una década. Un modelo característico de la firma del rombo, que se ganó el entusiasmo de usuarios de una gran cantidad de países. En la práctica, se trataba de un vehículo económico que se adaptó a la moda europea y marcó tendencia de inmediato.

Origen del nombre

La empresa decidió otorgar al sedán de cuatro puertas un nombre femenino, ‘La Delfina’. Término que se entiende como el heredero al trono y no se equivocaron, pues cada concesionario lo elegía para lucir en sus escaparates. En la fábrica de Valladolid se comenzó su fabricación y reemplazó la producción del Renault 4 CV, más conocido como el Rey.

Denominación Popular del Renault Dauphine

El España se hizo famoso de manera muy particular como ‘el coche de las viudas’. Esta denominación surge de la imprecisión de su comportamiento debido al diseño. El motor trasero del vehículo colgaba por detrás del chasis generando un peso extra. Esta característica, sumada a la unión rígida que se producía por sus ejes oscilantes, provocaba problemas en la suspensión. En las curvas las ruedas podían llegar a no derrapar y girar hacia adentro.

Características básicas

El diseño correspondía a Barthaud y Ousset, basado en su antecesor Renault 4. El modelo evolucionó rápidamente debido a su sencillez y comodidad, buscando un coche con motor trasero y un amplio espacio bajo el capot de su parte delantera. Muchos utilizaban esta ventaja para equiparar el peso y conseguir de esa forma mayor estabilidad.

Con sus 394.5 cm de largo por 152 cm de ancho, el Renault Dauphine expandió la presencia de marca en el mercado internacional. Para aquellos clientes que lo solicitaran, se incorporaba el embrague automático al mismo precio. Asimismo, en el año 1958 se sumó como nueva ventaja mecánica la suspensión estable. Las ventas superaron los dos millones de unidades.

Evolución del Renault Dauphine

Poco tiempo después de su presentación, nace el Ondine. Se trata de un modelo con caja de 4 velocidades y similar mecánica que el original. Su mayor diferencia se centra en la apariencia, lujoso desde el tapizado hasta los nuevos colores metálicos.

En cuanto a la versión deportiva, se desarrolló el Gordini, que obtiene su nombre del responsable del diseño. A destacar en él la caja de cambios de 4 velocidades sincronizadas, carburador de doble cuerpo, frenos de disco y mayor velocidad. Un verdadero ejemplo de evolución positiva, y bien recibida por el público en general.

Sesenta años atrás el Renault Dauphine se convertía en la verdadera estrella de la automoción. ¿Recuerdas otro coche que haya causado tal revolución?